¿Qué estás buscando?
al día en Tejera Consultores
¿Quieres conocer qué derechos y obligaciones existen tanto por parte de la empresa como del empleado en relación al periodo vacacional?ver más
Si te estás planteando donar dinero a tu hijo/a para que pueda realizar una amortización parcial de su préstamo hipotecario de vivienda, te explicamos qué os conviene más. ver más
La campaña de la Renta 2017 tendrá lugar entre el 4 de abril y 2 de julio de 2018. A continuación resolvemos las dudas básicas. ver más
síguenos

Un 2013 para ganar terreno a la crisis

Un 2013 para ganar terreno a la crisis


El inicio del año 2.013, dadas las circunstancias que nos rodean, invita a escuchar e incluso aportar alguna de las mil y una opiniones sobre que es lo que nos deparará el nuevo año, en términos de superación de la crisis que ya llevamos padeciendo desde 2.008. Algunos profetizan que lograremos poner fin a la crisis y otros que será un año muy duro en términos de políticas de austeridad y de nulo crecimiento, y que yéndolos menos mal las cosas de la economía, puede ser un año de transición que ponga la diana en el 2.014, donde con escaso margen para el optimismo, pueda vislumbrarse un panorama más despejado, o menos desalentador, como ustedes prefieran.
 
La realidad es que todo apunta a que el 2.013 traerá mas desempleo, por la caída de la actividad económica y los reajustes de personal en las grandes empresas, por tanto, se nos presenta como un año repleto de incertidumbres y dudas para las buenas noticias; habrá nuevos ajustes con la clara tendencia a la retracción, y si ello se confirma, determinadas capas sociales van a seguir sufriendo y necesitando la ayuda de las organizaciones asistenciales para poder cubrir sus necesidades básicas, sin otro horizonte que asegurar la supervivencia personal y familiar, y así seguramente seguirá, de momento.
 
La agenda reformista que tan duramente se está llevando a efecto, necesita tiempo para demostrar su efectividad; sus férreos planes de austeridad marcados por Bruselas y seguidos a rajatabla por Rajoy, no están para curar un resfriado; su tratamiento es para curar la crisis a medio y largo plazo y además han de acertar en sus recetas. La patología es el déficit público, contra el que está desencadenada esta lucha sin cuartel, (en la que, inexplicablemente, no se divisa por ninguna parte, un buen programa político consensuado que ponga en práctica estrategias de crecimiento) de la que tampoco, tarde o temprano, se escapará el sistema público de pensiones, que como se recordará fue retocado por Zapatero con efecto del primero de enero 2.013, y es muy posible que este mismo 2.013 vea una revisión sobre la que ya se está trabajando en la Comisión de los Pactos de Toledo para ampliar el número de años para el cálculo de la pensión, que, entre otros criterios, podría significar un recorte de cierta laxitud a medio plazo para los pensionistas, siguiendo un poco la tónica de paises vecinos de la U.E. En España, en estos últimos años, tenemos una situación económica que amenaza la continuidad de nuestro actual sistema de pensiones: bajan en picado sus ingresos por la caida de las cotizaciones, sube la esperanza de vida y el gasto social en prestaciones se incrementa continuamente. No hay más remedio que reformar esta situación, de la que tendremos mucho tiempo para estudiar y debatir, puesto que esta reforma, siendo ineludible, no es para mañana, ni mucho menos.
 
En el aspecto positivo, que también lo habrá, no olvidemos la fundamental incidencia favorable que pueda tener en la actividad productiva la enorme reforma que se está llevando a cabo en el sector financiero. Si la empresa por fin, dispone de posibilidades creiticias en condiciones de normalidad, no hay duda d eque la actividad empresarial aportará un buen empujón en inversión y creación de puestos de trabajo, y por otro lado, cabe resaltar que nuestras exportaciones están acreditando cotas hasta ahora insospechadas, lo cual nos habla que existen muchas empresas que no solo no se arredran ante la crisis, sino que ahn encontrado huecos para llevar sus productos a otros continentes que hasta ahora nos parecían inalcanzables. Si por fin, se abre el campo de juego para las empresas y autónomos, adelantaremos sin duda, la salida de la crisis, y veremos protno la luz del final del túnel.


Joaquin Tejera.
 

Publicado
el 24-12-2012