¿Qué estás buscando?
al día en Tejera Consultores
Una de las mayores causas de preocupación de los autónomos suele ser siempre la jubilación. ver más
¿Cómo afrontar y sobrevivir a la vuelta a la rutina después de vacaciones? Hemos recopilado, las mejores recomendaciones para ayudarte a empezar septiembre con buen pie.ver más
El proceso de digitalización es crucial para que las empresas familiares en España puedan adaptarse a las exigencias del mercado actual y seguir siendo competitivas. ver más
síguenos

¿Qué me conviene más una donación o un préstamo?

Si te estás planteando donar dinero a tu hijo/a para que pueda realizar una amortización parcial de su préstamo hipotecario de vivienda, hoy en el blog de Tejera Consultores te explicamos qué te conviene más.

¿Sabías que tu hijo o hija obtendrá más benificios fiscales si firmáis un préstamo que si simplemente le das una donación?

La diferencia principal entre un préstamo y una donación, es que el primero es una cantidad que otorgas a un tercero con la obligación de que éste devuelva el dinero en un plazo y unas cantidades previamente acordadas.

En el caso de la donación, la cantidad otorgada no está sujeta a devolución y pasa a ser propiedad de quien la recide. Según el Código Civil una donación “es un acto de liberalidad por el que una persona dispone gratuitamente de una cosa a favor de otra, que la acepta” (Art. 618).

Entendidos los conceptos y los puntos que diferencian una donación y un préstamo la preguna natural ahora es:

Pero, ¿qué es mejor un préstamo o una donación?

De primeras, lo que parece más lógico y normal es pensar que cómo el dinero lo presta una persona de confianza y por voluntad propia, no existe mayor complicación.

Pero la realidad es distinta, y la donación de grandes cantidades de dinero implica obligaciones fiscales y legales que no siempre son beneficiosas para la parte que recibe.

Por eso, nuestra recomendación es que elijais siempre por formalizar un préstamo antes que una donación porque los beneficios fiscales son mayores, y por eso vamos a analizar punto por punto para que puedas entender por qué.



En el caso de donación, si donas dinero a tu hijo/a para que pueda realizar amortizaciones parciales de su hipoteca, es obvio que de esta manera se ahorrará intereses, pero al mismo tiempo estará soportando un coste fiscal que corresponde a:

  1. ISD. La donación tributará por el Impuesto sobre Donaciones (ISD). No te olvides de verificar siempre cuánto tendrás que satisfacer porque en algunas comunicades autónomas las donaciones de dinero entre padres e hijos/as o destinadas a las compra de vivienda disfrutan de bonificaciones.
  2.  IRPF. De la misma manera,  hay que tener presente que si tu hijo/a disfruta de la deducción por compra de vivienda en su IRPF, al reducir el importe del préstamo pendiente también reducirá la cuantía de las deducciones aplicables en el futuro.


¿Qué puedo hacer para no tener que acarrear con los costes del Impuesto sobre Donaciones (ISD)?

Pues bien, para evitar que tu hijo asuma estos costes, la mejor opción es formalizar un préstamo sin intereses.

Para ello:

  • Es necesario firmar un documento de préstamo (como se trata de un préstamo privado no es obligatorio hacerlo ante notario) y especificar que no incluye intereses.
  • Una vez firmado dicho préstamo deberás presentar el documento en la oficina liquidadora del ITP de tu Comunidad Autónoma correspondiente y liquidarlo cmo exento (los préstamos gozan de este beneficio fiscal). Así dispondrás de una copia certificada por una administración que te permitirá demostrar la fecha del documento y las condiciones acordadas (en este caso, la ausencia de intereses).


¿Cómo mantener cada año las mismas deducciones del IRPF?

Como cada año tu hijo le devolverá el importe del préstamo, en la mayoría de los casos se mantendrá el IRPF.

Para ello, es conveniente:

  • Hacer constar en el contrato un calendario de devoluciones anuales dentro del plazo que reste para finalizar el préstamo hipotecario pendiente (por ejemplo, algo muy sencillo puede ser establecer una cuota fija y constante a final de cada año). Así, tu hijo/a podrá aplicar la deducción correspondiente tanto del préstamo personal como de la hipoteca de la vivienda, de manera que el importe de la deducción por compra de vivienda se mantendrá en el futuro (en determinados casos puede que disminuya un poco, a causa de la falta de intereses en el préstamo personal).
  • Siempre tienes que tener presente y asegurarte de que primero se formaliza y se liquieda el préstamo en la oficina liquidadora correspondiente e inmediatamente después se amortiza la hipoteca.

 

¡Nota importante!

Es muy importante tener presente que si tu hijo/a tiene otros fondos y amortiza también por ellos la hipoteca antes de formalizar el préstamo personal, Hacienda no le permitirá que la deducción se aplique a su préstamo personal.


Para que te queden todos los conceptos y las opciones que te explicamos más claras, a continuación  te ponemos un ejemplo:


Supuesto de Hipoteca. 

Tu hijo tiene una hipoteca pendiente de 90.000 euros (con un interés del 2%), y le faltan diez años para finalizarla. Si quieres donarle 40.000 euros para que la amortice parcialmente (reduciendo la cuota anual a pagar), gracias a formalizar un préstamo (en lugar de una donación) su hijo se ahorrará 5.280 euros en su IRPF:

Concepto

Donación

Préstamo

Hipoteca

Hipoteca

Préstamo

Cuotas anuales

5.521

5.521

4.000

Ded. IRPF anual

828

1.356

Ded. IRPF 10 años

8.280

13.560

Ahorro préstamo

5.280

 

Como puedes ver en este cuadro, con un préstamo, tu hijo se ahorrará el Impuesto sobre Donaciones. Además, al tenerte que devolver cada año parte de dicho préstamo, mantendrá la deducción por compra de vivienda que estaba aplicando hasta ahora.


¿Tienes alguna duda?

 



 

Fuentes: Apuntes y Consejos | Iberley 

Publicado
el 01-06-2018