¿Qué estás buscando?
al día en Tejera Consultores
¿Quieres conocer qué derechos y obligaciones existen tanto por parte de la empresa como del empleado en relación al periodo vacacional?ver más
Si te estás planteando donar dinero a tu hijo/a para que pueda realizar una amortización parcial de su préstamo hipotecario de vivienda, te explicamos qué os conviene más. ver más
La campaña de la Renta 2017 tendrá lugar entre el 4 de abril y 2 de julio de 2018. A continuación resolvemos las dudas básicas. ver más
síguenos

Francisco Papa...

Francisco Papa...


La llegada del cardenal argentino Bergoglio a la cúspide de la Iglesia no ha dejado de sorprender a muchos; un Santo Padre inesperado, el primer jesuita y latinoamericano que viene, según algunos, para cambiar la Iglesia.
Francisco se presenta ante el mundo del catolicismo como un Papa necesariamente reformista, ya había criticado el inmovilismo de la Iglesia y exigido una "conducta irreprochable" a todos los cardenales.
 
Francisco, jefe espiritual de mis doscientos millones de personas, no va a tener fácil la renovación de las estructuras religiosas. Aunque en el Vaticano es el Papa quien manda y decide, la curia seguirá teniendo un gran peso en el más alto centro de poder de la Iglesia, pero el nuevo Papa debe renovar y transformar muchas cosas ante las críticas que ha recibido el Vaticano respecto de su distanciamiento ante las muchas necesidades de sus fieles, de aquellos menos favorecidos que conforman una masa social de millones de personas muy próximas a las creencias del catolicismo y de los casos denunciados que han salido a la luz pública, que han avergonzado a los millones de seguidores de la práctica católica en todo el mundo.
 
Dicen de Francisco que es un hombre recto, sencillo, dialogante y austero, pero además de estas virtudes, habrá de demostrar, quizás muy a su pesar, que no le temblará el pulso para la limpieza de escándalos que tanto daño han hecho a la credibilidad de la Iglesia, y para acometer la gran tarea de su regeneración y apertura: nada de eso es sencillo en el seno de una institución tan conservadora, la Iglesia nunca tiene prisa por nada, pero ya sería un importante avance que Francisco, muy lentamente, diera los primeros pasos en esa dirección regeneradora y aperturista.
 
El Papa Francisco ha sembrado simpatía y naturalidad en muy pocos días y ha levantado muchas expectativas en Europa, donde el catolicismo ha ido a menos, muy al contrario del resto del mundo que ha crecido notoriamente, en particular en el gran territorio americano. Quizás le exijamos demasiadas cosas y poco tiempo para llevarlas a cabo, tampoco se trata de que renueve en unos años lo que no se ha rejuvenecido en muchos decenios. Reciclar y cambiar el rumbo de la pesada "nave de Pedro" no es tarea fácil.
 
De momento, quien mantiene que "el verdadero poder es servir", tiene perfecto derecho a que se le otorgue un amplio margen de confianza en su fundamental labor evangelizadora y política. Un entrañable mensaje del que deberían tomar muy buena nota otros muchos poderes de la sociedad democrática.


Joaquín Tejera.
 

Publicado
el 21-03-2013