¿Qué estás buscando?
al día en Tejera Consultores
Ojalá podamos descubrir nuevos horizontes para el mundo rural y que las actuales generaciones pudieran encontrar trabajo y su lugar de residencia, con la calidad de vida que disponemos en otros territorios mas afortunados.ver más
A la pregunta: Si de mi último trabajo me voy voluntariamente, ¿puedo percibir prestación por desempleo? La respuesta es no.ver más
Cerca de un 20% de los españoles tiene una segunda vivienda donde pasa sus fines de semana y/o períodos de vacaciones. Son viviendas que, al estar menos tiempo habitadas, están más expuestas a sufrir daños y que éstos sean de mayor envergaduraver más
síguenos

Cómo evitar robos en una segunda vivienda

Cómo evitar robos en una segunda vivienda

Cerca de un 20% de los españoles tiene una segunda vivienda -en la playa, el campo o el pueblo- donde pasa sus fines de semana y/o períodos de vacaciones. Son viviendas que, al estar menos tiempo habitadas, están más expuestas a sufrir daños y que éstos sean de mayor envergadura, ya que, a veces, pasan meses hasta que volvemos a nuestra casa para descubrir que se ha roto un cristal, que hay humedades, etc.

 

También estas viviendas, muchas veces en lugares aislados o que se quedan solitarios tras las vacaciones, están más expuestas a los robos.

 

Por ello, es recomendable disponer de un seguro de hogar para proteger uno de nuestros bienes patrimoniales más valiosos no solo frente a estos posibles daños y averías, sino a robos y sus consecuentes desperfectos.

 

Para prevenir la entrada de ladrones, conviene recordar que nunca se deben dejar las llaves al alcance de nadie, o escondidas en sitios accesibles, como debajo de un felpudo o en el buzón del correo.

 

Es importante invertir en una buena puerta blindada e instalar sistemas de cierres de seguridad en ventanas y puertas de terraza (las correderas son las más accesibles para los ladrones) y por supuesto, hay que comprobar que dejamos siempre bien cerradas todas ellas una vez se abandone la vivienda.

 

Iluminar bien las entradas y un sistema de temporizadores para luces interiores dará la sensación de que la casa está habitada, al igual que si alguien, de confianza o contratado, visita de manera regular la vivienda y abre ventanas, recoge el correo o riega las plantas.

 

Y, si es posible, instalar un sistema de alarma, especialmente si se trata de una zona solitaria. Con todas estas precauciones reducimos el número de posibilidades de que se produzca un robo en nuestra vivienda, pero si esto sucediera y contamos con un seguro de hogar correcto, podremos contrarrestar sus desagradables efectos.

Publicado
el 03-10-2017