Organizar nuestra agenda puede ser uno de los aspectos más complejos de nuestro día a día. Te proponemos tres trucos indispensables que te ayudarán a la hora de gestionar de manera más eficaz y eficiente nuestras tareas y obligaciones.

Organizar nuestra agenda puede ser uno de los aspectos más complejos de nuestro día a día.

Con las mejores intenciones nos llenamos la agenda de tareas que queremos cumplir. Pero la verdad es que entre las obligaciones de nuestra vida personal y profesional muchos días es imposible llegar a todo.

¿Te has parado a pensar alguna vez si es posible organizar mejor tu agenda?

Es cierto que cada caso es un mundo. Sin embargo, existen algunos trucos que nos pueden ayudar a gestionar de manera más eficaz y eficiente nuestras tareas y obligaciones.

 

Y a continuación, te proponemos tres indispensables:

  • Aprende a identificar las tareas urgentes e importantes.

Para el especialista en productividad y organización empresarial, Berto Pena del blog Think Wasabi, el principal problema con el que nos encontramos a la hora de gestionar nuestra agenda son los imprevistos. Aunque reconoce que la mayoría no son urgentes, es “el pánico el que nos hace pensar equivocadamente que lo son”.

Así que es fundamental que reflexionemos sobre la importancia y urgencia de nuestras obligaciones y prioricemos.

Además, es vital que aprendamos a identificar aquellas tareas para las que somos imprescindibles y aquellas que podemos delegar.

 

  • Deja espacios de tiempo entre las reuniones y citas

No tiene ningún sentido llenar la agenda de reuniones y citas sabiendo de antemano que no vamos a poder llegar. Ni tenerla tan ajustada que cualquier imprevisto o retraso nos la descuadre. Por eso, es recomendable dejar espacio de tiempo entre reunión y reunión para que cualquier contratiempo se pueda gestionar y reajustar sin demasiados problemas.

 

  • Planifica de manera semanal o mensual y no diaria

Es cierto que muchas veces las tareas surgen a diario, pero intentar tener una idea de cómo va a ser la semana es muy importante para tener control sobre nuestra agenda y saber qué es lo que nos espera. Controlar nos da poder y nos tranquiliza.

Intenta destinar un rato el viernes antes de salir de la oficina para planificar la semana próxima.

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de gestionar nuestra agenda son:

  • Evitar reuniones innecesarias.
  • Utilizar las comidas para reuniones.
  • Aprender a decir no.
  • Identificar aquellas tareas que te quitan tiempo y son poco productivas, como puede ser las redes sociales.

 

Finalmente, y no por eso menos importante, es crucial que dejes hueco en tu agenda para el ocio, la familia y a hacer cosas que realmente te gustan. Dedicar tiempo a uno mismo es vital para recargar pilas y tener la energía necesaria que nos exigen nuestras obligaciones.

Y recuerda, no dejes que tu lista de cosas por hacer te domine. Sé tú quien domine y organice sus obligaciones y tareas.