El debate sobre las pensiones vuelve a tomar vigor en los últimos meses. Comienza a alumbrar la idea de que la sostenibilidad financiera del sistema vigente se centre mucho menos en la reducción de lo que algunos llaman como “pensión suficiente”, y se acoja la idea de buscar nuevas fuentes de ingresos para el sistema, a través o  por medio de determinados y concretos impuestos, pero teniendo siempre presente un tema de enorme envergadura, la evolución de las variables: Demográficas, Económicas y Laborales.